domingo, enero 22, 2006

Hinchas

Fue en el minuto 38. Después del penal perdido por el "Mati" Fernández, el partido carecía de emoción y la noche viñamarina le causaba escalofríos a la Dani.

Pero entre el frío y la euforia pasó un segundo: una reja de protección rota, decenas de jóvenes (a los cuales llamaré desde ahora pendejos) corriendo amenazantes, cuatro carabineros (a los cuales llamaré desde ahora pacos) arrancando y todos los ojos del público desviados desde la cancha a la galería.

La barra de Colo Colo aclamó con un grito como de guerra la osadía de sus miembros que, cual animales y delincuentes, se abalanzaron sobre los míseros policías que nada pudieron hacer ante los golpes con fierros y quién sabe qué otro tipo de arma blanca.


El público del Sausalito se puso de pie y desvió la mirada hacia la tribuna Andes donde se iniciaban los desórdenes. Nadie vio el lujo con que el "Mago" Valdivia dejaba atrás a la lenta defensa de Universidad Católica. Todos observaban sorprendidos cómo los pacos, garantes de la seguridad pública, arrancaban como ratas ante la furia descontrolada.

También arrancaban los hinchas mal llamados hinchas de la Universidad Católica que ingresaron tarde al estadio provocando el caos.

Los delincuentes (esta gente en realidad ni siquiera acude a alentar a su equipo) trataron de robar lienzos y golpearon a cuanta gente se les cruzó por el camino.

Partido suspendido, Daniela preocupada por la devolución de la plata de la entrada y yo pensando en el pésimo final que estaba teniendo mi "día de playa"... y eso que aún había que tratar de salir del estadio!

Dudas... ¿respuestas?

Tras la calma, y la reanudación del partido, vinieron las dudas: ¿Cómo terminar con la violencia en los estadios? ¿De quién es la culpa? ¿De las barras, de Colo Colo, de la UC, de los organizadores, de Carabineros, de la sociedad?

Son muchas las respuestas que se me ocurren:

  • Quienes se dicen hinchas verdaderos y que están a cargo de estas barras debieran cuidar su club y el espectáculo. Es difícil porque sabemos que los mismos líderes de las barras apoyan hechos delictivos, viven inmersos en un clima de violencia, en su mayoría son alcohólicos y drogadictos, y porque no ven al hincha de otro equipo como un tipo que piensa distinto, sino que como un enemigo.

  • Los clubes y directivos del fútbol deben erradicar de sus estadios a esta gente no regalando entradas a las barras, mejorando los controles de acceso y la infraestructura de los estadios.

  • Los organizadores tienen que garantizar el cuidado de los asistentes al estadio. Si llevan a dos barras bravas a regiones, al menos tienen que tener un plan de seguridad para evitar estos hechos. Los guardias privados y los controles en accesos deben ser exhaustivos.

  • A veces siento que Carabineros no es tan responsable. Los pacos cargan con el estigma de haber sido represores durante los años siguientes al golpe de Estado y hoy, más de 30 años después, son ellos los reprimidos por esta gente sin cabeza. Sin embargo, como encargados de la seguridad ciudadana, debieran tener un comportamiento un poco más ejemplar y no mostrarse temerosos ante los delincuentes. O sea, si los pacos arrancan, qué queda para nosotros...

  • Si a mí por manejar en estado de ebriedad me pueden hacer pasar una noche detenido en una comisaría, ¿Por qué a un tipo que golpea con un fierro a un Carabinero lo vemos todos lo domingo entrando a un estadio? ¿Cuándo se aplicará como corresponde la Ley de Violencia en los estadios? Aunque me resisto, creo que esa idea de la cárcel en una isla no era tan mala al fin y al cabo...

  • Temas de largo aliento y difíciles de superar como la falta de educación en los jóvenes de escasos recursos, o el ser una sociedad que discrimina por el apellido o por el estrato social también determinan, en forma general, que inadaptados como los que van al estadio no superen esa condición.

    ¿Alguien tiene otras propuestas?
  • 14 Comentarios:

    Blogger Daniel dijo...

    Viendo el partido por TV, no puedo pensar en que ya es hora de ponerles un freno a estos mal llamados hinchas, que mas que nada son delincuentes. Mano dura tanto de la ley como de quienes manejan el futbol, los cuales siguen minimizando lo grave de los incidentes de estas barras. Hay que hacer lo mismo que en Inglaterra, para que el futbol vuelva a ser familiar, que sean estos delincuentes los que tengan miedo, y no el verdadero hincha del futbol, ese que va a alentar pero sin causar daño.

    22/1/06 21:29  
    Blogger danieLa® dijo...

    En el caso de ayer, quizás el problema es que se juntaron dos barras en un mismo estadio (una más grande que la otra claro está, ja!).
    De todas formas este es un problema que no tiene una solución tan simple.

    Dentro del estadio puedes tenerlos rodeados de rejas que más se asemejan a cárceles (que es donde muchos debieran estar), pero de poco sirve si al salir dejan las tremendas embarradas igual, rompiendo todo lo que se les cruza en el camino.

    Es necesario que cada club ponga de su parte también, y se comprometan a trabajar en conjunto con la policía. Mal que mal estos delincuentes usan la excusa de ir a apoyar al club de sus amores y de pasadita aprovechan de robar y romperlo todo.

    22/1/06 22:12  
    Blogger Srta. Lee dijo...

    Súper buenas tus propuestas. Sería lindo ir alguna vez al estadio, pues lo único que me ha detenido es precisamente la violencia que se produce.

    Saluditos! ;)

    23/1/06 00:36  
    Blogger Peligro dijo...

    Tengo una propuesta. Es offtopic eso si.

    Quita el verificador !

    Bueno, siguiendo con el cuento... sinceramente, para mi el fútbol no me va, ni me viene. Nunca he sido hincha de deporte alguno -excepto rayuela corta, jeje- pero de todas maneras siempre me ha llamado la atención el comportamiento de estas barras bravas. ¿Educación? entonces... ¿Que pasa con los hooligans? Allá tengo entendido que pueden acceder a una buena educación. ¿O está integrada por una masa de inmigrantes furiosos del sistema europeo?.
    Quien sabe.
    Cuando vayas a Barcelona (maldito) puedes contarnos más.

    23/1/06 07:29  
    Blogger Elías... dijo...

    DEberia hacerse unn cambio como en Europa con los Hooligans, o por ultimo, no dejar entrar a los flaytes...onda "El Estadio se Reserva el Derecho de Admisión"...no se, algo radical cambiaría el comportamiento de esta manga de h.......

    SAludos...

    23/1/06 10:13  
    Blogger Mis Nuevos Aires dijo...

    Yo soy fans de la U.. uno de mis sueños es ir a verlos jugar al estadio..
    El tema es que me da Pánico!!!!!!.. mientras no cambien normas, orden en los estadios.. o no se que.. solo seguirá siendo un sueño..

    Algo habrá que hacer no?

    Cariños!!

    23/1/06 14:56  
    Blogger eat-desserts dijo...

    No le veo una solución tan fácil...demás que en otros países los tienen fichados a todos, pero aquí no lo creo. Si las audiencias en el tribunal de familia se demoran medio año con el nuevo sistema, no creo q le pongan mucho empeño en estas cosas.

    En fin, creo que por nuestra seguridad, hay que evitar ir al estadio (no he ido nunca, me da pánico)...

    Una lástima eso sí, que todos estos pendejos queden impunes, maldita ley!

    besos

    Vale

    pd: no le hagas caso al Nico, yo saqué el verificador y al tiro me llegó spam.

    23/1/06 18:09  
    Blogger Carly dijo...

    es triste pero si se hace algo luego ya nadie vaa querer ir a los estadios...

    23/1/06 20:03  
    Blogger juan pablo ortiz dijo...

    Gran tema el de este post. Las responsabilidades son compartidas indudablemente. Tanto clubes, como directivos de la anfp, la policia, el gobierno y en gran parte los emdios de comunicación.
    La solución es difícil porque implica que todos los actores participen activamente en la erradicación de estos delincuentes. Creo que habría que seguir el modelo ingles y como ellos lograron controlar la violencia.
    Da gusto ver los partidos de la premier league.
    Saludos hincha, siempre es bueno leerte.
    nos comunicamos

    23/1/06 20:44  
    Blogger Verónica Reyes Serra dijo...

    Lo más entretenido es sentarse en la barra,al lado del bombo,
    y gritarle groserías al arbitro, jeje.

    Un abrazo, Felipe.

    ¿Cómo solucionar el problema? Como decían los candidatos,
    'con mano dura a la delincuancia'.

    Claramente, si estos tipos son capaces de 'agarrarse' a patadas
    y apedrear a otros en un estadio, lo pueden hacer con cualquier
    persona y en cualquier parte. Pero como en este país se trata con
    cariño a los delincuentes, los seguiremos viendo en el estadio,
    en los malls, en las calles, en las micros, etc.

    24/1/06 05:54  
    Blogger * A m y L u n a * dijo...

    Yo creo que es una cuestión de sicología también, de escudarse en la masa para cometer acciones que solos quizás no harían...hoy veía a un barrista de la UC que entrevistaron, se veía re piola (salvo por el gorro horrible de barrista) y cuando le mostraron el video en que salía enajenado, corriendo sin polera, gritando y tirando cosas en el estadio, puso cara de no reconocerse y pidió disculpas... yo creo que es una enajenación, sentirse todopoderosos escudados en la masa, lo usan como una vía para descargar agresividad... claro que podrían dejarles unos estadios de mentira para que boten rabia y que a los de verdad pueda ir el resto de la gente que es realmente fan del deporte...
    me enredé tb
    :P
    bye!
    Carola

    24/1/06 11:37  
    Blogger Padawan dijo...

    mmm es peluo...

    el anonimato social de la masa es un potenciador natural de desmanes y esas cosas.

    uf! no se me ocurre nada para cambiar la actitud de los hinchas que van al estadio. pero si algo puede ayudar, es que los politicos, los dirigentes y los pacos, se pongan las pilas y no pase como el sabado, que dpues de todas las cagadas, solo hubo 2 detenidos!!!!!!!!!!!!!! insolito.

    grax por los salu2...

    el licenciado

    24/1/06 11:45  
    Blogger Rodrigo Vergara Rojas dijo...

    Hay que ir a Inglaterra y preguntar allá cómo hicieron para controlar a los Hooligans.
    Hace tiempo que no voy al estadio (la última vez fue para un partido Chile-México en Sausalito, en la época de Bigotón), y tal como están las cosas, no pienso ir en mucho tiempo.

    Basta comparar el espectáculo futbolístico con el que ofrecen los cines. Desde la llegada de los Hoyts y Cinemark, ir al cine se ha vuelto algo sumamente atractivo. Locales limpios, asientos decentes, nadie molesta y comida decente para disfrutar de espectáculos de nivel. ¿Qué pasa en nuestro fútbol?. Con un mayor precio de entrada, ofrece: recintos en ruinas, asientos de palo astillados, baños insalubres, comida de dudosa calidad, el campeonato más ordinario de la historia...y más encima corres el riesgo de que un delincuente descarge sus resentimientos con uno o con su auto. Si el SERNAC investigara el fútbol chileno, tendría pega para rato....

    Saludos. Gran Post

    24/1/06 23:38  
    Blogger ElMozambique dijo...

    Las barras bravas aquí tambien son un problema, las directivas ya no los pueden controlar.

    ¿Que le pasó al Colo Colo contra Guadalajara? pensé que los iban a aplastar. en fin viene el partido de vuelta, igual se recuperan.

    Saludos Felipe

    25/1/06 12:21  

    Publicar un comentario

    << Home