miércoles, octubre 19, 2005

Santo

Cómo no dedicar un post al padre Hurtado, a San Alberto Hurtado, más aún cuando esta semana es sinónimo de triunfo y alegría. Y que bien nos viene eso a los chilenos.

Aunque más que más que un triunfo lo del padre Hurtado es un regalo. Un regalo de paz, de amor, de fe. Una muestra de que en algo podemos ser los mejores. Y eso, después de unas semanas que en lo personal no han sido de las buenas, siempre se agradece.

¿Por qué tanto fanatismo con el padre Hurtado?

La respuesta es simple. Cómo no sentir al santo como alguien tan cercano si por los mismos anchos pasillos del San Ignacio donde alguna vez caminé, corrí, jugué fútbol; si por las mismas salas de clase donde aprendí a escribir, donde conocí la amistad, donde reí y lloré; si por esos mismos lugares alguna vez también pasó Alberto Hurtado.

Fue en el colegio donde me hice ignaciano y también un hincha del padre Hurtado.

Recuerdo perfecto las oraciones, y a los profesores y curas enseñándonos del que hoy es Santo. Recuerdo a Ismael Aracena, al ché Larrotonda, a Benito Baranda, mostrándonos la vida de otra manera.

Entramos para aprender, salimos para servir. Cada 18 de agosto, el día de la Solidaridad, salíamos a misionar a otros colegios y liceos, a contar la vida de Hurtado, a enseñar lo que él dejó como legado. Que otro Chile es posible, que hay que ver a Cristo en los pobres y que es bueno dar aunque nos duela.

Soy un hincha de San Hurtado, pero reconozco mi falta de práctica con eso que nos enseñó. Salí del colegio y no justamente para servir. Sin querer culpar a nadie, mi carrera, mi trabajo, mi nueva forma de llevar mi vida me hicieron olvidar que hay que estar agradecidos y que hay que saber salir adelante cuando nos toca sufrir. Olvidé que el padre Hurtado, resignado ante la muerte, dijo a todos que no tenía miedo, sino que estaba "contento, señor, contento".

Nunca es tarde para reconciliarse. Nunca es tarde para rehacer. Nunca es tarde para reconocer errores y levantar la cabeza. La vida está adelante y ahora más que nunca, sé que hay un santo del cual soy hincha que camina a mi lado.

Grande San Padre Hurtado!
Un sentido y muy personal homenaje...

Tribuna preferecial
Especial de Emol sobre el Padre Alberto Hurtado

9 Comentarios:

Blogger Headtxrinker dijo...

amigo de Hinchapelota

Las cosas del fútbol me llevaron a su blog, el cual lo encuentro muy entretenido por lo demás y que forma parte de mis favoritos de la blogósfera...

Acerca de Alberto Hurtado:
En lo personal, me declaro un "antireligioso" extremo. Sin embargo, no puedo obviar el infinito aporte del segundo hito hagiográfico nacional , a lo que ha sido uno de los pilares de nuestra nación: la solidaridad.
A pesar de aborrecer las instituciones eclesiásticas, la figura de Alberto hurtado me provoca mucha admiración, como también un gran ejemplo. El fue uno de los más grandes revolucionarios del siglo XX. Me conmueve profundamente su amor por los más desposeídos, por los postergados. También, el hecho de ser un adelantado social: el fue el primero quien denunció las graves y escandalosas desigualdades sociales, que a más de medio siglo de su partida del mundo de los vivos, siguen aún vigentes.
Por eso y a pesar de mis irreconconciliables diferencias con los dogmas, no deja de provocarme satisfacción los últimos días de recogimiento y veneración por un gran activista, un tremendo reformador, un gran ser humano.
Saludos

19/10/05 23:34  
Blogger Verónica Reyes Serra dijo...

Felipe: me emocioné con tu post. Estos días, al menos para mi, no han sido nada de fáciles. Leer tan lindas líneas sirve de gran ayuda en este momento. Los lectores pocas veces agradecen, está vez te diré "gracias". Nunca dejes de regalarnos tan hermosas palabras.

Comparto tu formación cristiana y muchos de los grandes valores que entregan los Jesuitas. Las circunstancias de la vida hacen que nos perdamos un poco en el camino, si embargo, la esencia sigue presente y nos acompaña en cada uno de nuestros actos.

Recuerdo con cariño y nostalgia la maravillosa semana que pasé en tu colegio. Una de las mejores cosas que me ha pasado en la vida, fue asistir a ese encuentro.

El Padre Hurtado dejó un gran legado. Ojalá muchos más se interesen por conocer (y seguir) el actuar de un hombre santo.

No cambies nunca. Siempre con una sonrisa, vale?

Gracias por tu amistad, comprensión, por tus consejos, por leerme. De sobra está decir que puedes contar conmigo para lo que sea. Te mando un abrazo fuerte y muchos, pero muchos cariños.

20/10/05 06:09  
Blogger tuto dijo...

Hincha...

la verdad es que este señor me produce sensaciones encontradas... A los 12 años me alejé de la iglesia para siempre... Sin embargo, Alberto Hurtado fue un hombre extraordinario, capaz de darlo todo a quienes no conocía... eso es seguir el camino de jesús... y eso es lo que muy pocos de nosotros somos capaces de hacer... incluidos los curas de todas las congregaciones, salvo excepcionales casos.

El camino es difícil y no excento de inconvenientes... mas con ejemplos como el de este señor no nos queda más que pararnos luego de caer y continuar con la vida que vaya que es linda...

saludos cordiales

20/10/05 09:13  
Anonymous Bernardita dijo...

Felipe:
A pesar de que no tuve la suerte de pasear por los pasillos del colegio San Ignacio, debo reconocer que para mí la figura del Padre Hurtado es, por decir lo menos, conmovedora.
Algo extraño me pasa con él. Puede incluso sonar un poco "mamón" pero cuando veo sus fotos, o leo sus pensaminetos, siento como que me apretaran el corazón. Raro, pero cierto?
En todo caso es un apretón como de alegría, como de emoción.
Sé que estas semanas no han sido fáciles para ti. Para mí, este día ha sido díficil. Y encontrarme en tu blog con la foto del Padre Hurtado (aunque no lo creas) me ha hecho sentir mejor.
Ánimo, que las cosas siempre mejoran... es más, no estaremos en un mundial de fútbol, sin embargo los chilenos tenemos un tremendo representante (más que mundial) de lo que somos.
Un abrazo,
Berni 2.0

20/10/05 16:54  
Blogger CeCiCa dijo...

La universidad
y la vida de adulto
nos aleja de
la espiritualidad...

Bien por Chile!!!!!
Un santo mas
para el mundo...

aios!

21/10/05 02:24  
Blogger eat-desserts dijo...

Siempre que tenemos la brillantez de reconocer que nos hemos alejado del camino, nos acercamos un poco.

A veces, no nos queremos acercar. Nos sentimos vacios y tristes y no vemos como volver.

El Padre Hurtado, hace que solitos queramos volver a encontrar donde ch...quedó lo que es "bueno", de bondad absoluta.

Un beso!

Vale

21/10/05 18:44  
Blogger Instantes ~ Fugaces dijo...

Hola!

Que lindo lo que escribiste.
A pesar de que hace un año dejé de ser católica, creo que el Padre Alberto Hurtado, con los jesuitas y otros tantos, son la parte valorable de la iglesia, el resto da verguenza.
Gente como él vale la pena, el convierte en realidad lo valores que debería tener la iglesia: paz, amor, solidaridad, amistad y preocupación por el progimo; no discriminación, clasismo, juzgar al resto y abuso de poder.

Me encantó!

Besitos

21/10/05 22:56  
Blogger Don Chere® dijo...

Sabes..yo no soy católico, pero hasta cierto punto me sorprende y sobrecoge lo que puede provocar una persona...he visto gente endeudarse para ir a Roma, gente que va ir a peregrinaciones, gente que se va a qeudar despierta hoy...eso quiero rescatar...ojala hubiera más genet que despertara ese tipo de devoción en la spersonas..y ojala esa devoción deribe en cosas positivas y no se quede en el acontecimiento.

22/10/05 11:26  
Blogger Kamara dijo...

Felipe??? algo me perdí o simplemente no sabía tu nombre de volá??
Bueno, como sea.. soy una más de las comentaristas que se declara fuera de la iglesia. Más bien diría que mis creencias no van de la mano con sus criterios e imposiciones.
No obstante, como a todos, el Padre Hurtado me genera una simpatía, ternura y admiración innegable.
No me siento hincha de la comunidad que partió a Roma (si voy será para no dejar récodo sin intrusiar).
Y sobre ser hincha del san ingacio... envidio eso, no me pasa con mi colegio..

Bye, felipe

22/10/05 22:29  

Publicar un comentario

<< Home