lunes, septiembre 12, 2005

El periodista y su rol

No hubo mucho tiempo para hacer más consultas sobre el tema. A gente que trabaje en televisión, me refiero. Así que no haré más que entregar nuevamente mi opinión personal, condimentada con una que otra palabra que me entregó Rafael Cavada en su blog, en respuesta a mis dudas, por supuesto.

El episodio de Amaro Gómez-Pablos que brevemente mencioné en mi post anterior, se asemeja al protagonizado por Constanza Santa María en un "río" en La Reina y al del mismo Cavada sobre un tanque en Bagdad.

No se asemeja, a mi juicio, al de Mauricio Hofmann en el norte tras el terremoto, ni al de Santiago Pavlovic en la nieve de Antuco, por citar otros ejemplos.

En todos los casos mencionados, hayan sido éstos una nota, un despacho o un reportaje, el periodista salió en cámara y tuvo algún tipo de interacción con un entrevistado. En todos el estilo utilizado fue similar.

¿Qué los hace diferentes entonces?


La respuesta, me parece, está en el protagonismo que puede adquirir el periodista al cruzar el margen o límite que establece su rol de comunicador.

La noticia está, en todos los ejemplos, clara: los daños que provocaron Katrina, las lluvias, el terremoto o la nieve, y la llegada de los aliados a la capital iraquí. En ninguno se hacía imprescindible la participación directa del reportero en el hecho mismo, lo que no quiere decir, empero, que su presencia en el lugar haya sido oportuna y necesaria.

Me explico. Hofmann y Pavlovic estuvieron en el mismo lugar donde se cayeron las casas y donde se perdieron los soldados, respectivamente. Caminaron por esas zonas, entrevistaron a los lugareños y testigos, recrearon el ambiente, transmitieron con su presencia eso que las imágenes no son capaces de mostrar.

Pero no actuaron, no participaron en los hechos, no jugaron otro papel que el que les correspondía, y este era comunicar.

Distinto a lo hecho por Gómez-Pablos, Santa María y Cavada. La presencia de cada uno en los lugares de reporteo también era esencial y se valora y felicita su oportuna presencia. Pero ellos sí intervinieron. Y de manera, a mi juicio, innecesaria. Es más, se involucraron de tal forma, que la información relevante perdió valor frente al juego protagónico que cada uno tuvo.

Santa María, ya está dicho, no necesitaba meterse al agua para mostrar el torrente que se abrió cause entre las calles de La Reina.

Cavada subió a un tanque que estaba votando una estatua de Saddam Hussein y aunque grabó imágenes únicas, el hecho de despachar sobre el vehículo estadounidense lo hizo dejar su rol de comunicador: era un iraquí más, o un estadounidense más, participando del derrumbe de un símbolo de un régimen.

Gómez-Pablos, por último, se transformó en una víctima más de Katrina. No digo que mejor lo hubiera hecho desde un helicóptero o luciendo impecables botas ajeno a la tragedia. Pero eso de aparecer remando estuvo absolutamente de más. Bien pudo haber ido en el bote, fuera de cámara, testimoniando cómo una verdadera víctima hacía esfuerzos para volver a su hogar. O, si quería aparecer ahí, podría haber mantenido su rol de entrevistador y traductor, que por lo demás me pareció acertado.

Los periodistas no somos protagonistas de las noticias. Nunca debemos serlo, salvo cuando por circunstancias ajenas a nuestra voluntad nos vemos involucrados en hechos que pueden, por sus características, ser considerados noticias: un secuestro, un baleo o asesinato de un reportero.

Y aunque tampoco podemos pretender ser objetivos (la objetividad es una quimera) porque somos, al fin y al cabo sujetos que transmiten informaciones, sí debemos respetar nuestro rol y el de las personas que verdaderamente protagonizan los hechos.

18 Comentarios:

Blogger Moleman dijo...

Sé que algunos estaréis en desacuerdo, pero a mí tampoco me agradan mucho las crónicas escritas en primera persona por la misma razón: el protagonismo se traslada donde -creo yo- no debería estar. Igual hay formas y formas de hacerlo, quizás como gancho en una entrevista pueda entenderlo mejor. Por mí, debería evitarse con todos los recursos que tengamos de ser autorreferentes.

Yo vi todo el asunto de Gómez-Pablos y, dentro de todo, no me pareció descabellado el hecho de que entrevistara a alguien en un bote mientras navegaba por Nueva Orleans. Sí era algo molesto cuando aparecía remando con sus pies descalzos, cual náufrago a-la-Tom Hanks.

Saludos.

13/9/05 00:23  
Anonymous crobo dijo...

estoy en total desacuerdo con el punto de vista. es más, creo que existe una total contradicción.
estoy de acuerdo en que la coni santa maría no tenía para qué meter las patas al agua para hacer una buena nota (también creo que hay algunos periodistas que pudiendo usar un paraguas no lo usan para darle un toque masoquista a su nota). pero eso no tiene comparación con navegar y remar por las aguas pestilentes de la inundada nueva orleans y menos con la osadía de indiana jones cavada que se subió al mismísimo tanque que botó la estatua de hussein. eso es periodismo en terreno, en primera persona y creo que es la mejor forma de hacer periodismo. la objetividad no es sólo una quimera, sino que simplemente no existe. cavada y gómez pablos informan y el hecho de estar ahí (remando o arriba del tanque) no los convierte en protagonistas de la noticia, sino en testigos directos del hecho. claro que algo de ego y exhibicionismo hay, pero es el mismo que tienen la mayoría (por no decir todos) los periodistas (y los abogados y los ingenieros y los doctores y los carabineros, y los bomberos, etc). creo que el periodismo, mientras más cerca, mejor. ¿tú crees que hubiera sido mejor que cavada no se subiera al tanque, y que mirara desde lejos la caída de la estatua y se perdiera la posibilidad de grabar con cámara en mano ese hecho histórico? por supuesto que no (me hubiera gustado leer lo que te respondió el indiana jones criollo, pero no encontré ni tu post ni la repuesta). ¿tú crees que hubiera sido mejor que amaro se quedara en un refugio, seco y a salvo, grabando desde lejos para enviar un despacho "ascéptico" y "objetivo" para cumpir adecuadamente su rol de comunicador? definitivamente tampoco.
¿dónde está la contradicción? en el hecho de que en tu blog incluyes "algunos (buenos)
artículos que has escrito". ¿y con qué se encuentra el lector? con que una buena parte de ellos están escritos en primera persona, con un "yo" en el primer párrafo.
me pregunto ¿era necesario ir a antuco para hacer una buena nota sobre el tema? por supuesto que sí. me sigo preguntando: si hubieras encontrado tú mismo un cuerpo en la nieve, ¿no habrías tomado una foto con tu propia cámara, no hubieras hecho un despacho en primera persona sobre el espeluznante hallazgo? ¿habría sido mejor tu nota si en vez de estar con la nieve hasta el cuello, cagado de frío en la precordillera, te hubieras quedado en alguna sala de prensa, tomando cafecito, esperando los despachos oficiales? por supuesto que no.
por último me pregunto, si hubieras tenido que ir a nueva orleans a cubrir la tragedia ¿lo habrías hecho desde una sala de prensa, o habrías salido a las calles a meterte en la mierda para enviar un despacho más personal? me vuelvo a preguntar, si hubieras tenido la oportunidad que tuvo cavada de subirte al tanque y filmar con tu propia cámara la caída de la estatua de hussein ¿te habrías subido al tanque o te habrías quedado abajo para mantener "el verdadero rol del comunicador"? no sé. yo creo que te habrías subido al tanque. de lo contrario te habrías farreado la posibilidad no sólo de vivir un hecho histórico, sino además de realizar un despacho memorable.

13/9/05 12:27  
Blogger El Hincha dijo...

A mi juicio existe una gran diferencia entre hacer una nota en primera persona y protagonizar una noticia.

En los ejemplos que di en el post critico justamente ese protagonismo excesivo e innecesario que mostraron los periodistas, porque, como expliqué, me parece que distorsionan el fondo del asunto y lo caricaturizan con un reportero que luce sacrificado y excesivamente autorreferente. Eso no es primera persona, es derechamente exhibicionismo.

La primera persona (un estilo utilizado en los comienzos del periodismo y que se perdió por influencia de la famosa pirámide invertida) no implica, bajo mi punto de vista, participar directamente en los hechos. Gómez-Pablos pudo perfectamente hacer un despacho desde el bote, pero de ahí a aparecer remando como protagonista del hecho, como víctima de los sucesos, hay mucho terreno de diferencia.

No hay dudas de que la trillada frase en el lugar de los hechos es trillada por lo mismo: porque es necesario que así sea. Un periodista no hace mejor su trabajo desde la oficina, con un café y sin mojarse o pasar frío. El buen reporteo se basa justamente en testificar directamente lo que está ocurriendo.

Según la "escuela gringa" había que contar esos hechos en un párrafo, respondiendo a seis preguntas, siendo objetivos, como equivocadamente se enseña en las escuelas de periodismo chilenas… eso ha cambiado y para mejor. Hoy es cada vez más aceptada la narración personal de los hechos (casi con tintes literarios, especialmente en los medios escritos) porque finalmente no hay nada mejor para describir un ambiente que el relato directo de quien lo está observando.

Pero hay formas y formas de hacerlo. Y aquí insisto en que remar estuvo demás. Insisto en que pararse en medio de un torrente estuvo de más. Insisto en que subirse a un tanque que pertenece a un bando en disputa en medio de una guerra, también estuvo demás.

El caso de Cavada podría ser visto, quizás, desde otro punto de vista. Y en eso acepto lo que dice Crobo respecto a la oportunidad única de registrar un hecho histórico (es más, en el post lo rescato). Pero no olviden que el "indiana jones criollo" (ya ese apodo lo convierte en personaje antes que periodista no???) relató con tal vehemencia aquel hecho que parecía un gringo más, celebrando la caída de un régimen. Bien pudo haber hecho algo más valioso con esa cinta que grabó, más que tenerla de recuerdo por haber estado en el lugar de los hechos.

Pd: la respuesta de Cavada dejó mucho que desear, te lo aseguro.

13/9/05 13:26  
Blogger tuto dijo...

De lo que mencionas no tratas un tema que a mi entender es el meollo del asunto... a gomez-pablos y cavada los encuentro buenos profesionales e incluso de lo mejorcito que tenemos en muchos aspectos, pero ambos tienen un ego que bien podría dar la vuelta al mundo muchas veces...

No digo que sea malo o bueno... solo digo lo que me parece...

en cuanto a los otros... Hofmann y Pavlovic... siento que ambos son de un perfil más bajo... ellos son así...

¿se entiende?

al fin y al cabo somos seres humanos motivados por los mismos sentimientos que los demás... y claro... la objetividad no existe... solo existe el hecho objetivo... pero eso de pararse sobre un tanque gringo que está botando una estatua de Hussein... me parece mucho... :-O

En fin... así es la vida... para algunos su móvil en la vida es aparecer en todos lados... ser el centro de la atención y a otros nos da lo mismo ello... :-) y lo uno y lo otro no tiene -en mi humilde opinión- ninguna connotación.

saludos cordiales y aprovecho de decirte que me gustó tu blog y por lo mismo te linkearé para visitarte más seguido... ;-)

13/9/05 17:11  
Blogger tuto dijo...

pd: dale mis saludos más codiales a alexis ibarra... que si es el que está casado con marcelita sotomayor... entonces es el mismo ser humano que conozco...

:-)

13/9/05 17:18  
Anonymous crobo dijo...

como sea. estoy seguro de que si hubieras estado en irak, te habrías subido al tanque y si hubieras estado en nueva orleans, te habrías sacado los zapatos y te habrías subido al bote. con remo y todo.

13/9/05 17:48  
Blogger El Hincha dijo...

Jajajaja, lo dudo. Y si hubiera subido al bote, créeme que no habría mostrado mis dotes de remero (que nos los tengo, por lo demás) a todo Chile por televisión!
Fuera de broma, me parece genial la discusión. Era justamente la idea.

13/9/05 17:57  
Blogger Kamara dijo...

En la escuela (de Periodismo) te enseñan, y créanme que hay que valorar lo que te enseñan porque no es mucho, que el periodista no es, ni debe ser protagonista de la noticia.
O sea, cada cual tiene su estilo. Todos entendemos también que hay que estar en terreno para sentir la noticia y así poder trasmitirla como corresponde. Sin embargo respaldo al Hincha.
A mí también me gusta Gómez-Pablos, si esto no es personal, pero pienso que podría haberse restado protagonismo y hacer la nota en terreno sin necesariamente estar "sufriendo prácticamente las inclemencias de Katrina".
Y decir que Cavada no fue "demasiado protagonista" es iluso.. completamente.
Es un tema de ética y creo que el periodismo cada vez respeta menos la ética y no debe ser. Ya sabemos que ser objetivos es prácticamente imposible, pero la ética es un valor impostergable.
El periodista está en función de la noticia y no al revés. El ego y el hedonismo (completamente humanos) no tienen cabida, menos en una notica tan drámatica como lo son los tres ejemplos.

13/9/05 21:50  
Blogger Kamara dijo...

Ah y nadie dice que no se hable desde un punto de vista personal, lo que se discute es el protagonismo del relator...
No creo que el Hincha desee establecer las 6 "W" como única estructura periodística, no tiene nada que ver.
Tampoco tiene que ver que un periodista tenga un blog personal con el tema, es más que comparar una columna de opinión con una nota periodística o un reportaje interpretativo, donde se interpreta no se protagoniza.

PD: Jaja sorry si se lee como "enojada", nop, es sólo mi opinión. Nada personal.

13/9/05 21:54  
Blogger Verónica Reyes Serra dijo...

Vaya! Trataré de explicar mis ideas en orden: Es cierto que el periodista no debe ser partícipe de aquellos hechos que pueden ser noticia, como tampoco debe intervenir en el transcurso lineal de éstos. Es obvio: con mayor razón, jamás debe adquirir un protagonismo que no le corresponde.

El periodismo informativo en tele se basa en la información pura, no en la opinión. El periodista ni si quiera es un mediador entre el hecho digno de ser informado y el telespectador. Es tan sólo una especie de “canal” que debe recaudar los datos y entregar la info tal y como es. Por lo tanto, añadirle otros condimentos sería desvirtuar el trabajo informativo y transformarlo en un festín, tal como ocurrió en los ejemplos que aquí se exponen.

Estamos de acuerdo en que, quizás, no hubiese sido lo mismo ver a Amaro seco haciendo el despacho desde un techo acogedor, pero realmente me pareció patético y ridículo verlo remando por el lugar de la tragedia. Ok, la presencia en el lugar de los hechos es primordial para elaborar la parte visual y oral del mensaje informativo... a diferencia de los otros medios, a través de la tv se pueden transmitir texturas, recrear ambientes y un montón de cosas más, por lo que, creo, este caballero debió sólo enfocarse en su pega (informar) y no pasar a ser aquel protagonista en el cual transformó.

Más grave encuentro aún que, sabiendo que en un reporteo para tele lo que hay que entregar es información en conjunto con una concepción visual del entorno en donde se desarrollan los hechos, lo que se nos haya entregado no haya sido ni más ni menos que a este caballero arriba de un bote. Insólito.

Por último, todos sabemos las diferencias entre escribir en primera persona y ser autorreferente, el lector lo nota. El “yoismo” y el periodismo no deben ir de la mano jamás. Si esta pega es para la comunidad, no para el ensalzamiento del ego. Y que Felipe tenga parte de su trabajo en este blog me parece genial, si esa es la idea: compartirlo a través de este medio (blog) en donde prima la libertad.

Respecto a las 6 W: la escuela norteamericana, y su uso extremo en alguna época, limitó la libertad de escritura Quizás, para entregar una noticia de manera clara y concisa se pueda seguir usando, en algunos casos, pero cierto es también que los tiempos han cambiado. En el caso de la TV las 6 W no se usan ya que si se contestan todas las W al principio, se dará tanta información (y apoyada con imágenes) que el oyente no será capaz de retenerlas.

Interesante la discusión, da gusto cuando se genera debate en torno a estos temas. Y tal como dice Felipe: el periodista debe hacer su trabajo sin adquirir ningún protagonismo... las razones las explicó más que bien.

Este post pasó a la historia de tu blog!, Un abrazo.....

*T.E.M.E*

13/9/05 22:57  
Blogger Ma®ía Pastora dijo...

Lo que siempre he dicho:
LOS PERIODISTAS SOMOS SERVIDORES PÚBLICOS, Y LOS QUE QUIERAN SER ANIMADORES O ESTRELLAS DE TV HAY CARRERAS PARA ESO... ahora, no condeno a los periodistas que después se dedican a la animación, sino a los que se olvidan que cuando entrevistan no son ellos el centro de atención, sino que lo es el entrevistado. No debemos lucirnos con nuestros conocimientos del tema, o contestar por el entrevistado, si no mejor damos una opinión en cámara y no hacemos entrevistas... Debemos acordarnos que los periodistas hablamos de otros y debemos ayudar a que esos otros nos hablen respecto a por qué son objeto de noticia, en definitiva, sólo asistimos a los protagonistas para que cuenten su historia, buscamos a la contraparte y ordenamos los hechos para que todos lo entiendan.
Creo que estar en el lugar de los hechos es lo ideal, pero para mostrar lo que pasa, no lo héroes que somos... y lo más curioso, es que cuando menos figuramos más valor le da la gente.
No he visto las imágenes que aquí se plantean, así es que sobre eso no puedo opinar, pero sólo debo decir una cosa: que aquél que realmente sabe, aquél que realmente es "bakán", aquél que realmente es capaz no tiene por qué andarlo demostrando.

He dicho (jeje)

P.D.: Pucha que es linda la pega de periodista, ¡amo mi profesión!

13/9/05 23:21  
Blogger la pé dijo...

La hago corta: totalmente de acuerdo con tu post.

SalU2

13/9/05 23:40  
Blogger Fernando Manzur Chomali dijo...

Hola hinchapelotas...Lamentablemente los periodistas que trabajan en televisión están muy expuestos a ser co-protagonistas de la noticia. Y es lo que ha ocurrido en el último tiempo en acotencimientos como "Katrina", "Antuco", "Irak", "Maremoto", etc.
Creo que es difícil marginarse de la noticia, es decir, reportearla con distancia. Cada profesional se involucra de la forma que lo estime conveniente. Sin embargo, y en eso concuerdo contigo, hay periodistas que no miden sus actos y aparecen realizando una nota sobre él, más de lo que ocurre a su alrededor, como hemos sido testigos a través del canal público.
Finalmente, vale recalcar, que el periodista de televisión transita por una complicada frontera cuando se trata de trabajar en terreno bajo condiciones adversas y extremas...
Felicitaciones por tu blog. Saludos,
Un ex compañero.

14/9/05 01:07  
Blogger Guajars dijo...

La labor del periodista en *informar*, ésa es la definición mínima del oficio. El *protagonismo* es más un problema de EGO.
Personalmente me parece que estos ejemplos se destacan porque las figuras de la tele se creen mucho el cuento del *rostro televisivo*, aparecer harto mientras se pueda para obtener algún beneficio a futuro como rostro conocido. Quizá publicar un libro, participar en una repartición pública, o ser candidato a algo... Pero más seguramente optar a un cargo bien remunerado como editor en jefe de algún medio de comunicación, por su *prestigio*.
Dicen qu si Mario Kreutzberger postulara a Presidente, ganaría. No creo, pero no podemos subestimar el poder de permanencia de un rostro en el subconsciente colectivo.
¿Quién se acuerda de Enrique Maluenda? Lo último que supe de él es que estaba en la esquina de una concurrida avenida, muerto de frío, enarbolando un banderín de Arturo Frei Bolivar ("uno como usted").
Y tenemos el otro fenómeno, a Lavín tratando de aparecer todos los días en la tele para mantenerse vigente. ¿Pero qué hizo? Gastar la plata del municipio en guatapiques que no le están rindiendo muchos frutos.
El tema es variable. El periodista estudia para jugársela, para reconocer y comprener la noicia, con el principal objetivo de hacerla pública. Si de paso se vuelve conocido, le llueven las ofertas para aparecer en publicidad o como portada de ciertas revistas muy top, eso es secundario. Servirá para ahorrar y comprarse la casa en la playa que siempre soñó.

14/9/05 10:14  
Blogger Srta. Lee dijo...

De acuerdo con lo que planteas...sólo me surge la duda de cuál era el objetivo de los periodistas en cuestión en ese momento...se olvidaron del rol netamente informativo o de plano buscaron ser un elemento atractivo y/o protagónico dentro de la noticia?
Quizás la "euforia" del minuto los hace perder un poco el perfil, no lo sé.
Abrazos!

14/9/05 12:57  
Anonymous Anónimo dijo...

Yo recién entré a estudiar periodismo este año y desde un principio se nos enseña a que no debemos ser parte de ninguna noticia. El periodista va a el hecho para registrarlo, no para pasar a ser parte de el.

Me gustó tu blog y no sé como llegué aqui pero veo que pololeas con una niña de por estos lados. Ella en su blog no deja que le dejen mensajes los q no tienen blog, una pena ya que me gustaría comentarle hartas cosas. Es seca ella, aparte de regia.... una vez nos ayudo con un trabajo y aprendimos algo bien valorable: para estudiar periodismo, hay q estar "enamorados" de esto. Recuerdo sus palabras.

Me dicen Lila, pero me llamo Vanessa. Tienes un lindo blog.

14/9/05 16:08  
Blogger eat-desserts dijo...

Bueno, parece que todos son periodistas aqui, pero me gustaría decir que yo como simple espectadora, no le doy mucha importancia a la parafernalia en torno a la información. A veces, me da lata y cambio de canal. Pero me gustaría que los recursos se gastaran más en investigar una noticia a andar haciendo tanta perfomance...
Debería usarse tanta energía en dar a conocer la asistencia de los "honorables" a la cámara mejor...(toi en campaña "vote informado")

Eso no más. Disculpe mi humilde opinión (me cohiben los otros comments).

Saludos

Vale

14/9/05 22:51  
Blogger Rodrigo Vergara Rojas dijo...

Voy a dar mi opinión desde mi punto de vista de Ingeniero aficionado a escribir artículos. Creo que hay que hablar de un "antes y después" de Michael Moore. Eso de que el reportero se convierte en parte de la noticia tiene mucho de la influencia del director de "Bowling for Columbine" y "Fahrenheit 9/11". Aparte de una rigurosa investigación y de la forma avasalladora en que los presenta, Moore ha hecho gala de un gran sentido del espectáculo. Tuve la oportunidad de ver muchos de los capítulos de su programa "La Cruel Verdad" en el Canal Sony, y en éste Moore hizo un uso magistral del show al servicio del periodismo, en momentos notables como el "sodomóvil" (una van pintada de rosado llena de gays que viajaban por los Estados Unidos protestando por la discriminación)y el coro navideño de traquetomizados que cantaba villancicos en los halls de las tabacaleras.

En el caso particular de Cony Santa María (a quien admiro mucho por su trabajo como periodista), ella emula en muchos aspectos (aunque a lo mejor ni se da cuenta) el "Estilo Moore". De hecho, la mejor época de "Pantalla Abierta", en el 2002, tuvo mucho de esa combinación investigación rigurosa + entrevistas puntudas + algo de show que patentó el estadounidense. La aparición de Cony parada en medio del agua es consecuente con su participación en el "Pantalla" y con su trabajo en "Corresponsal: Misión Europa" (una serie de documentales de exportación, que no tienen nada que envidiarle a la BBC o al History Channel), en donde interactuó directamente con los protagonistas de noticias tan fuertes como el secuestro de Beslán y el 11-M. Es cierto que tiene cierta tendencia al protagonismo, pero no me parece que sea una "prima-donna" ni jamás la he visto poniendo su presencia por sobre la noticia que está cubriendo (ni me pareció que lo hizo en el episodio de los temporales), a diferencia de, por ejemplo, Mauricio Israel.

Considero que, tal como lo ha demostrado Michael Moore, mientras esté al servicio del periodismo, el show es perfectamente lícito y aceptable. Pero si el show se pone por sobre el periodismo, o lo anula, empieza a ser problemático. Es como todo: no es ni buyeno ni malo en sí, sino que depende de cómo se emplea.

16/9/05 21:23  

Publicar un comentario

<< Home