martes, agosto 02, 2005

Santiago

Fuente: EMOLEsta ciudad es bastante agresiva cuando está lloviendo. Y aunque no al nivel de Américo Vespucio o la Gran Avenida – donde las inundaciones ya no son noticia-, la suave llovizna que moja hoy Santiago ya juntó algunos charcos en la Alameda y eso es sinónimo de problemas.

Automóviles, micros, motos, todos sobrepasando los (vulnerables) derechos del peatón. Ahí va el chorro salpicando a los más descuidados, mojando el chaquetón blanco de la señora, los pantalones de tela del caballero, las zapatillas del lolo y hasta al perro que nunca falta aunque se esté cayendo el cielo.

No me gusta la ciudad así. No en esta soledad que a ratos lastima. Camino por Vicuña Mackenna pisando el agua con ganas extrañando a una niña que debe estar bajo una tormenta mucho peor que ésta.

Pero esto es Santiago y de verdad hoy no tengo ánimo de caminar sin paraguas.

El taco se extiende por Plaza Italia hacia el sur y recuerdo aquel día de febrero cuando, con un sol poderoso golpeando mi cabeza, caminé en busca de la Alameda que no volvería a existir.

Al menos eso creía o eso nos hicieron creer.

Sería una transformación fantástica, que dejaría la principal vía de la capital como una carretera de primer nivel, pero sin peajes. El único precio a pagar: medio mes de tacos interminables para los buses y cero opción de entrar a la vía para los vehículos menores.

Mi nota quedó así, y me dejó bastante conforme al menos por el seguimiento gráfico que pudimos hacer de lo que sería (pensaba yo, mi editor también) el fin de los problemas.

Error.

Sólo un año después de que se hiciera lo mismo en la Alameda sur, hay que intervenir nuevamente. No hubo carretera, menos comodidad. Sí más atropellos, sí los mismos tacos y más molestias. Una vergüenza.

El tema pasó hace un rato, pero quería decirlo porque además de periodista soy peatón y así como me enoja que un auto me moje, o que mi chica no esté de mi mano, así también me pone de malas ver cómo la autoridad se aprovecha de sus ciudadanos. Eso.

4 Comentarios:

Blogger Verónica Reyes Serra dijo...

Felipe: creo que le hace falta conocer más el sur de Chile para que conozca lo que es una verdadera lluvia. Así que, cordialmente, lo invito por estas tierras (usted sabe).
Los días de lluvia son de locos: viento, todos corren, nadie respeta a nadie, etc. No es gracia llegar a la sala de clases mojada y estar toda una mañana en clases y con la ropa húmeda. Pero bueno, son las desventajas de vivir en una zona donde cae harta agua en invierno (menos mal que no estoy tan al sur, de lo contrario, no tendría ni primavera ni verano). Mil cariños!

2/8/05 14:36  
Blogger eat-desserts dijo...

Vean en mi blog lo que yo tengo de "vecino".
Incluyo "foto denuncia"

Saludos


pd: sorry por el sentimiento!! (me he sentido por el estilo estos días)

2/8/05 21:48  
Blogger ElMozambique dijo...

Hola quisiera hacerte una pregunta

Cuando menciona la palabra taco a que te refieres?

Soy de México y la verdad no había escuchado a alguien usar esa palabra con un significado distinto al de la comida.

Saludos y gracias

3/8/05 18:13  
Blogger El Hincha dijo...

Hola Mask
Bueno, a uno se le olvida que puede ser leído desde cualquier parte del mundo, así que no reparé en el chilenismo... Usamos "Taco" para referirnos a la congestión vehicular o atochamiento.
Espero que haya quedado más claro.

Gracias por leer!

3/8/05 18:32  

Publicar un comentario

<< Home