viernes, agosto 05, 2005

Hiroshima

Son las 19:15 del 5 de agosto de 2005 en Santiago. Hace exactos 60 años, una bomba de 3 metros de largo y 4 toneladas, llamada irónicamente como "el pequeño niño" ("Little Boy"), cayó desde 10 mil metros de altura sobre la ciudad de Hiroshima donde, ahora, son las 08:15 del 6 de agosto.

Como en otras tantas ocasiones, una bomba cambió el destino de la historia. Pero aquel destello luminoso no fue cualquiera, sino el que aniquiló a una ciudad completa y abrió la puerta a los años más complejos en las relaciones internacionales entre las potencias: la Guerra Fría, con la posibilidad cierta de un enfrentamiento nuclear en 1962.

Y aunque Estados Unidos y Rusia – y otros 180 países- suscriben hoy el Tratado de No Proliferación Nuclear - dos amenazas siguen latentes: Irán, que ya anunció que retomará su plan de desarrollo nuclear, y Corea del Norte que a principios de este año reconoció que ya tiene un arsenal de bombas.

El futuro se está escribiendo en este mismo instante, pero bien vale la pena detenerse un momento y mirar al pasado, recordar lo que sucedió en Japón hace 60 años, y pensar en cómo cambió el mundo a partir de las 08:15 del 6 de agosto de 1945.


Foto: Emol

"Exactamente a las ocho y quince minutos de la mañana, hora japonesa, el 6 de agosto de 1945, en el momento en que la bomba atómica relampagueó sobre Hiroshima, la señorita Toshiko Sasaki, empleada del departamento de personal de la Fábrica Oriental de Estaño, acababa de ocupar su puesto en la oficina de la planta y estaba girando la cabeza para hablar con la chica del escritorio vecino. En ese mismo instante, el doctor Masakazu Fujii se acomodaba con las piernas cruzadas para leer el Asahi de Osaka en el porche de su hospital privado, suspendido sobre uno de los siete ríos del delta que divide Hiroshima; la señora Hatsuyo Nakamura, viuda de un sastre, estaba de pie junto a la ventana de su cocina observando a un vecino derribar su casa porque obstruía el carril cortafuego; el padre Wilhelm Kleinsorge, sacerdote alemán de la Compañía de Jesús, estaba recostado – en ropa interior y sobre un catre, en el último piso de los tres que tenía la misión de su orden-, leyendo una revista jesuita, Stimmen der Zeir; el doctor Terufumi Sasaki, un joven miembro del personal quirúrgico del moderno hospital de la Cruz Roja, caminaba por uno de los corredores del hospital, llevando en la mano una muestra de sangre para un test de Wasserman; y el reverendo Kiyoshi Tanimoto, pastor de la Iglesia Metodista de Hiroshima, se había detenido frente a la casa de un hombre rico en Koi, suburbio occidental de la ciudad, y se preparaba para descargar una carretilla llena de cosas que había evacuado por miedo al bombardeo de los B-29 que, según suponían todos, pronto sufriría Hiroshima.

La bomba atómica mató a cien mil personas, y estas seis estuvieron entre los sobrevivientes. Todavía se preguntan por qué sobrevivieron si murieron tantos otros. Cada uno enumera muchos pequeños factores de suerte o voluntad – un paso dado a tiempo, la decisión de entrar, haber tomado un tranvía en vez de otro- que salvaron su vida. Y ahora cada uno sabe que en el acto de sobrevivir vivió una docena de vidas y vio más muertes de las que nunca pensó que vería. En aquel momento, ninguno sabía nada".


- Extracto del libro "Hiroshima", de John Hersey -


Especial de Emol sobre la Bomba Atómica y la II Guerra Mundial

3 Comentarios:

Blogger GATOPARDO dijo...

Que el recuerdo de Hiroshima nos ayude a tener presente, que un error de esta magnitud ,no puede ni debe repetirse.


Saludos.

P.D. Muy buen Post , y el link del especial de EMOL esta excelente.

5/8/05 21:07  
Blogger eat-desserts dijo...

Oye, felicitaciones por tu especial en Emol. El audio lo hace más impactante, increible.

Estoy de acuerdo con que el infierno vivido en Hiroshima es inimaginable y no debe pasar otra vez...

Que la amnesia no se apodere del mundo, por favor!

Saludos

Vale

5/8/05 22:10  
Blogger Canal Desierto dijo...

Leé en Planeta Blog este post y esa nota que añadista y es sin dida sobrecogedora. Son 60 años de historia dolorosa desde que se laznó la el criminal ataque, tan criminal que aun lo recordamos para no volver a cometerlo.


Desde Arica un saludo

6/8/05 16:22  

Publicar un comentario

<< Home