martes, julio 05, 2005

Lo que no se vio

Me pilló el tiempo. Otra vez.

Más bien debiera decir que me lo gasté todo. Otra vez.

Sumar horas al reloj no resultó, así que debí repartir las 24 de siempre en varias decenas de responsabilidades. El tiempo que me quedó para comer y dormir más bien fue escaso.

Recién hoy, cuando quedan 2 minutos para una nueva cuenta regresiva (mon 4/7/05) , por fin me dedico a bloggear aunque sea sin red. Recién mañana (tue 5/7/05) podré subir este capítulo porque mi noteboook sigue sin conexión. Pero no tengo tiempo para ver eso como una limitante. Cada minuto que pasa son menos líneas tipeadas.

Así que procederé ahora a repasar estos últimos días en un mix de los capítulos no publicados. Esto es algo así como lo que no se vio:

Viernes

En el hall principal el croata posa junto al busto de bronce del indio con cara de aguerrido, ese "que va a la lucha jamás sin descansar".

Y el croata está contento. Vuelve a su casa, esa que se vistió de gloria hace unas décadas, pero que ahora luce triste, sin gracia, con las antorchas apagadas.

La esperanza no se pierde y el nuevo aire que sopla por el gramado deslucido y parchado del Monumental promete nueva vida, y eso emociona al síndico que lee su despedida y se abraza con mediomundo diciendo adiós. Todo lo contrario, aunque con el mismo nivel de emoción, experimenta el "cacique rubio" que recibe las bienvenidas y celebra que con cada minuto que pasa, su cuenta bancaria crece tanto como la cantidad de megas en google mail.

Sábado

Cine. El regreso es la película que elige la Luz, aunque me queda la sensación de que ella quería ver Coronación. A mí, me daba igual, en serio. Así que vimos Whisky, la uruguaya que en su afiche proclama con letras grandes "Oscar a la mejor película extranjera". Ni siquiera fue nominada. La letra chica lo aclara: Seleccionada por Uruguay.

En fin. Buena. ¿Qué digo buena? Estupenda. Aunque me cuesta bastante digerirla y entenderla. Es que es distinta, muy distinta, el polo opuesto a La guerra de los mundos, que las razones 'Cruise' y 'exceso de Hollywood' me impiden ver. Quizás por eso esta uruguaya me gusta cada vez más. Minuto tras minutos le encuentro más sentido y agradezco haber llegado fuera de la hora para entrar a ver El regreso. Yo creo que la Luz también. "Son gente linda los chilenos".

Domingo

El recital (los recitales) fue ayer, pero ayer mis 24 horas se consumieron rápido e incluso debí tomar horas prestadas de hoy para seguir con el carrete en el que me gané el premio al chileno que dice más veces por minuto 'notable' y 'las minas' (registro tomado hábilmente por la Pía, aunque ciertamente exagerado por su incapacidad de abandonar la práctica del balanceo sobre el columpio. Me tocó a mí, qué va).

Así que despierto lo suficientemente tarde, para perderme lo único que quería ver del Live 8. McCartney con Bono cantando "Sargent Pepper" en London.

Una lástima, más aún cuando justo pongo MTV cuando el de U2 grita el 1, 2, 3, 14 para cantar "Vertigo".

Pero la tarde, que parece libre (y sin marcas personales) se escapa como en un segundo con tanto mega artista deambulando por los escenarios del mundo que miro a través de mi tv.

Que haya sido ayer no me importa. Lo estoy viendo, casi viviendo, como si estuviera ahí. Notables (sí la Pía puede tener razón) Coldplay con Ashcroft y "Bitter Sweet Symphony", REM, la exquisita de Mariah Carey – y también Dido-, Madonna, Velvet Revolver, Travis, Joss Stone y U2...

Párrafo aparte para los gigantes de Pink Floyd. Fueron los minutos más emotivos del capítulo domingo. "No more excuses" rezaba el lema en el escenario, mientras el rock de "How i wish you here" resonaba con fuerza en London, París, Berlín, Moscú, Philadelphia y Santiago de Chile.