miércoles, julio 06, 2005

Buenas nuevas

Por fin. Dos veces por fin.

Volví del almuerzo con las mismas ganas que tengo antes de tirarme a la cama a dormir un domingo flojo a las cuatro de la tarde. Pero estaba lejos de eso, así que resignado me acerqué a mi puesto de trabajo.

Pero había muy buenas nuevas. Paco no dejó que me sentara y me lanzó el primer golpe: Emol tiene RSS.

¿¿¿Qué??? Notable, fantástico, maravilloso. Pero... un momento, la pregunta era ¿cómo?

Eso no es todo, continuó mi colega. También tiene La Tercera, Cooperativa, La Nación, La Segunda y hasta Canal 13 y TVN. ¿Cómo tanta maravilla? La respuesta fue fayerwayer.com

Un tal Héctor Vergara se las mandó y nos entregó el genial acceso a todas las noticias de los principales medios web locales a través de los códigos que la llevan por el momento.

Así, con sólo un par de clicks, quedaron entonces anexados a mi agregador y comencé a navegar por la fauna local de la prensa chilena. Ahí apareció el segundo notición. Lo encontraron.

Silverio completó 49 días perdido, bajo la nieve de Antuco. Yacía en una montaña que se negaba a entregarlo, quizás en castigo a aquellos tercos que jugaron con la vida de personas como cualquiera de nosotros e incluso más jóvenes y llenos de vida que nosotros.

Un castigo que tuvo que pagar también, injustamente, la familia de Silverio que recién hoy (más de un mes y medio después) podrá iniciar el luto, podrá comenzar a cerrar un capítulo.

Espero eso sí, que el capítulo "tragedia militar en Antuco" no se cierre así simplemente sino que dé paso a uno donde el futuro sea mejor aprendiendo de los errores del pasado y donde aquellos que tienen las herramientas para hacerlo (jueces, periodistas – me incluyo-, columnistas, historiadores), o quienes quieran sumarse, puedan hacer justicia de la debida forma a aquellos soldados que perecieron con la ropa húmeda sin honor y sin culpa.