miércoles, mayo 10, 2006

Pitazo final

"El árbitro alza sus manos, mira al centro de la cancha y pitazo finaaaal. Dejaron de correr, terminaron de jugar, resultado final.."

...mucho crecimiento personal.


Se les agradece

viernes, mayo 05, 2006

Lo Mejor

Porque siempre quise hacer el ranking de los mejores goles del fin de semana. Porque también me hubiese gustado seleccionar el Top Five de la televisión chilena. Porque mis primeros discos pirateados se llamaban "Lo mejor de..." o "The Greatest Hits" o "The Essential...". Porque, en definitiva, siempre es bueno hacer un repaso de lo vivido, especialmente cuando se acaba... acá van los mejores post del blog de El Hincha.

TOP TEN

  • 1. Top 25 (domingo, febrero 12, 2006)
    25. Ser quien soy
    24. Haber gritado cinco goles de Chile en un Mundial. Incluidos cientos de ceacheí.
    23. Haber hecho goles importantes y haber levantado una copa...


  • 2. Las caras de la Navidad (domingo, diciembre 25, 2005)
    Amanda mira al suelo. Nunca alza la vista. Sigue atenta a su tía quien arrodillada le pide que levante el pie para ponerle una de las sandalias. "Sí, le queda bien, mira. ¿Cierto Amanda que te queda bien?"...

  • 3. 2005 (miércoles, diciembre 28, 2005)
    Enero
    Amanecí el 2005 bailando pachanga con una morena linda en el Sporting Club de Viña y con mi primo animándose a un caldillo en el mercado...


  • 4. "Me arrendé" una despedida (jueves, marzo 30, 2006)
    La discusión amenazaba con estropear mi "seudo despedida". El tema de conflicto era si ir al Liguria, lugar admirado por todos, pero caro, o a otro de nombre impronunciable, pero bastante más cercano a las posibilidades de nuestros bolsillos...

  • 5. Y por qué no en Chile? (sábado, noviembre 19, 2005)

  • 6. ¿Un café? (sábado, abril 22, 2006)
    Soy un maniquí. Un maniquí con vida, pero al fin y al cabo un maniquí. Luzco ropa de temporada otoño-invierno. Zapatillas, jeans, polar y un cortaviento. Estoy sentado en la vitrina junto a una mesa redonda con una taza de té en la mano...

  • 7. El ingeniero (viernes, agosto 26, 2005)
    Manuel Pellegrini es parco y su voz resuena tosca y débil, tanto que cuesta desentrañar sus palabras. Todo lo contrario a su esposa, quien atiende cordialmente el teléfono y no tiene problemas en comunicarnos con el entrenador chileno. "¿Lo puedes esperar un momento que está hablando por el teléfono de la casa?"...

  • 8. Antuco, uno (miércoles, mayo 25, 2005)
    Estuve en Antuco. Estuve incluso en La Cortina y ahora la imaginación me hace vislumbrar cómo fueron aquellos momentos en que se vieron perdidos, desorientados, desesperanzados, y también cansados y con mucho frío...

  • 9. Mujeres (lunes, enero 16, 2006)
    Enero 15
    Camino sobre adoquines gastados por una callejuela oscura en el centro de Santiago. Qué nostálgico. Inevitable no desear ir de la mano de alguien. Qué triste. Imposible no extrañar, cuando la voz de Tommy Rey aún resuena como un eco evocando a su "Daniela"...


  • 10. "Domingo, sangriento domingo" (domingo, febrero 26, 2006)
    La Dani acaba de llamarme. Escuché puro ruido y ella apenas me oyó, pero daba lo mismo. Atrás de ese griterío estaba U2 y lo que más me importa es que se acordó de mí y me sacó de Viña por 10 ó 12 segundos para ponerme en el estadio Nacional...


    Menciones honrosas

  • Hiroshima (viernes, agosto 05, 2005)
    Son las 19:15 del 5 de agosto de 2005 en Santiago. Hace exactos 60 años, una bomba de 3 metros de largo y 4 toneladas, llamada irónicamente como "el pequeño niño" ("Little Boy"), cayó desde 10 mil metros de altura sobre la ciudad de Hiroshima donde, ahora, son las 08:15 del 6 de agosto...

  • Te vi... (jueves, febrero 16, 2006)
    "Un ascensor de carga se eleva lentamente por el costado del nuevo edific..." No puedo seguir leyendo...

  • Tuve un sueño extraño... (sábado, marzo 18, 2006)
    ...fue anoche...
  • sábado, abril 22, 2006

    ¿Un café?

    Soy un maniquí. Un maniquí con vida, pero al fin y al cabo un maniquí. Luzco ropa de temporada otoño-invierno. Zapatillas, jeans, polar y un cortaviento. Estoy sentado en la vitrina junto a una mesa redonda con una taza de té en la mano.

    La gente que camina por la calle Boulevard du Montparnasse va apurada. Algunos se detienen a mirarme. Quizás les gusta mi chaqueta o tal vez me envidian por el café, aún humeante. Unos miran el precio y sienten que es una estafa. Vamos, nadie dijo que París era una ganga. La mayoría, sin embargo, ni siquiera desvía la atención de su camino.

    Pero yo sí me fijo mucho en ellos. Franceses abrigados y francesas con chalas y mini. Señoras con bolsas caras y caballeros buscando un taxi, si es Mercedes Benz, mucho mejor. Una pareja se besa al lado de una cabina telefónica. Una rubia pasa en bicicleta y una morena camina escuchando su iPod.

    También miro autos. Mini Cooper sobre todo. De todos los colores. También muchas motonetas y un Ferrari entremedio. De un bus baja un hombre con su perro y una joven envuelta en una bufanda verde y rojo se acerca a la vitrina. Me mira un buen rato. Hay algo, pero soy un maniquí. Yo de improvisto muevo mi mano y ella se descubre desorientada, casi asustada.

    Pido la cuenta y regreso a la calle. El café estaba dulce.

    *Post escrito el 13 de abril de 2006, en Paris
    *La foto es de mi partnercita

    Fuera de juego
    Más sobre el paseo de El Hincha por Barcelona y París, aquí

    lunes, abril 17, 2006

    Eiffel



    Fuera de juego
    Más sobre el paseo de El Hincha por Barcelona y París, aquí

    sábado, abril 01, 2006

    Catalunya no es España

    Gerard es uno de esos catalanes que uno se encuentra de tanto en tanto que parece un tipo tranquilo, de buenos modales, muy pacifista, pero que interiormente defiende sus ideales de forma fiera y tajante. "No soy español", es lo primero que nos dice para luego echar afuera una serie de sentimientos nacionalistas que se resumen en el deseo de Catalunya de ser país. Así.

    Acá recién se aprobó en el Parlamento nacional el denominado Estatuto de Catalunya, que entre varias cosas le da un poco más de independencia a esta región española que busca casi de forma exasperada en convertirse en entidad completamente autónoma.

    No pensé que ese deseo fuera tan palpable, pero Gerard es un buen ejemplo de lo contrario. Él me dice que no todos piensan de manera tan radical, pero asegura que al menos un 30% de los catalanes odia España, al punto (sólo por poner un ejemplo) de que en el próximo Mundial prefieren que gane cualquier país menos España. "Yo iría por Chile", me dice compartiendo una cerveza en la Plaza Real, y como sé que no es burla, sorprende más.

    Catalunya es algo así como una ciudad que se siente única, no sólo porque se habla otra lengua, sino porque el ambiente que se vive los hace sentir especiales. La ciudad no duerme. Su mayor actividad es justo cuando se esconde el sol y se prenden las luces de las plazas y callejones recónditos que abundan por acá.

    El catalán puede ser un imbécil si lo quiere y tratar a los extranjeros de la peor manera, pero a la vez es un pacificador innato. La Berni, que lleva seis meses acá, me cuenta que no se golpean, porque odian la violencia física.

    Pero es esencialmente un tipo que se divierte. Los miles de bares parecen sobrar, pero nunca están vacíos. El ritual dice que hay que comenzar en uno, probando alguna de sus especialidades, luego ir a otro, beber una copa en un barrio e ir a bailar a otro y después pasar a cerrar la noche en una nueva estación. Nunca se está el tiempo completo en un solo lugar.

    Ayer lo primero, tras caminar por los principales barrios (Born, Gótico y el Raval, lo que se llama el Barcelona antiguo), fue pasar por La Xampanyeria donde probé la sitra, un licor gaseoso que se parece a la chicha. Tras eso el barrio libanés me llevó a probar las shawarma, trozos de carne de ternera o pollo. De ahí a un bar a juntarnos con amigos. Y después a la plaza Real, a una de sus tantas discoteques escondidas en subterráneos o segundos pisos. Karma se llamaba y era algo así como música anglo ochentena. Nada de mal.

    Ahí Gerard sacó su espíritu pacificador para bajarle las ganas a un par de desubicados que nunca faltan y que nos hicieron sentir sudamericanos. A mucha honra, en todo caso.

    Fuera de juego
    Más sobre el paseo de El Hincha por Barcelona y París, aquí